06. Sierra de San Pedro, Los Baldíos – Tajo, Salor, Almonte, Valle del Alagón

Sierra de San Pedro Los Baldíos / Tajo Salor Almonte Valle del Alagón, Sierra de Gata hasta las cercanías de la capital pacense, incluyendo la mayoría de la localidades fronterizas con la vecina Portugal que están situadas en la denominada Raya. Como prolongación de esta franja fronteriza encontramos algo más al norte las poblaciones y tierras pertenecientes al Valle del río Alagón, en el centro aquellas que están regadas por los ríos Salor. Almonte y Tajo antes de formarse el impresionante embalse de Alcántara y más al sur, ya en plena Sierra de San Pedro y Los Baldíos, se sitúan una serie de impor­tantes núcleos cargados de historia y rodeados de – una naturaleza excepcional. Las principales vías de comunicación de esta zona son la nacional 521, que une las tierras en tomo a Valencia de Alcántara con Cáceres capital y la Ex-110 y la 117, cuyos trazados recorren todo el oeste de esta zona extremeña limítrofe con Portugal. Al norte la Ex-108 y la 109 cruzan el Valle del Alagón. Son muchos los festejos que durante el año se celebran en estas poblaciones, algunas de ellas declaradas “Fiesta de Interés Turístico Regional de Extremadura”, como ocu­rre con la Romería de San Isidro Labrador en Valencia de Alcántara, el Día de la Tenca que alterna entre las pobla­ciones pertenecientes a la mancomunidad Tajo-Salor-Al­monte, los Toros de San Juan de Coria también de interés regional, Los Negritos de Montehermoso, Las Carantoñas en Acehúche, Las Carreras de Arroyo de la Luz y el Festival Medieval “Villa de Alburquerque”. En época veraniega es sumamente interesante el Festival de Teatro que se cele­bra en Alcántara. Cobran fama nacional los deliciosos quesos de Casar de Cáceres, conocidos como Tortas y que poseen Denomi­nación de Origen. La tenca, tan abundante entre las muchas charcas de pueblos de estas comarcas, se ha con­vertido en un plato muy apreciado en la región. No faltan vestigios arqueológicos encontrándose en las cercanías de poblaciones como Valencia de Alcántara o San Vicente de Alcántara un importante número de dólme­nes bien señalizados o en La Hijadilla, próxima al río Salor, en Malpartida de Cáceres o las pinturas rupestres esque­máticas de Santiago de Alcántara. La llegada de Roma influiría notablemente en este oes­te peninsular, a raíz sobre todo de la creación de Emérita Augusta como capital de la Lusitania, especialmente por las vías de comunicación que desde esta ciudad se cons­truirían por buena parte de las tierras y poblaciones de estas comarcas, sobre todo con la denominada Vía de la Plata, que con el transcurso de los siglos pasó a convertir­se en la Edad Media en el camino de peregrinación mozá­rabe hacia Santiago de Compostela. De época romana se conservan obras hidráulicas de la magnitud del Puente Romano de Alcántara sobre el río Tajo, construcciones defensivas como el amurallamiento de la ciudad de Coria a orillas del río Alagón o villas de la magnitud de la excavada en las cercanías de Monroy.