05. Cáceres, Trujillo-Miajadas, Montánchez, Tamuja

Cáceres, Trujillo-Miajadas, Montánchez, Tamuja, Se encuadran en esta zona de Extremadura, situada en la zona más meridional de la Alta Extremadura, poblaciones ubicadas en torno a la penillanura trujillano-cacereña y a la sierra de Montánchez, máxima elevación de estas latitudes.          Estas localidades se hallan situadas entre los vértices geográficos que marcan por una parte al norte las ciudades de Cáceres y Trujillo y al sur Miajadas y las estribaciones de la Sierra de San Pedro, en su parte más oriental. Las vías de comunicación principales que atraviesan a estas tierras son la A-66 desde Alcuéscar a Cáceres, la A-58 desde la capital cacereña hasta Trujillo y la autovía A-5, autovía que también cruza estas tierras de sur a norte en dirección a Madrid desde Miajadas hasta Jaraicejo. Estos humedales son a su vez lugares preferidos por un buen número de aves migratorias, como son las avutardas, grullas, convirtiéndose así buena parte de las comarcas de Miajadas-Trujillo y Montánchez-Tamuja en ZEPA, Zona Especial de Protección para las Aves, mención especial para Llanos de Cáceres y Sierra de Fuentes, que dispone incluso de un centro de recuperación de aves muy didáctico y con posibilidad de ser visitado. En estos bosques tan especiales de encinas sobresalen tres ejemplares declaradas “Árbol Singular de Extremadu­ra”, la centenaria e impresionante Encina Terrona, que se encuentra muy cercana de Zarza de Montánchez, la Enci­na La Solana o de Sebastián en Valdefuentes y la Encina La Nieta en Torre de Santa María. La presencia de Reina la encontramos en Norba Caesa­rina o Turgalium, las actuales Cáceres y Trujillo y en algu­nas de las poblaciones por las que atraviesa la Vía de la Plata como son Casas de Don Antonio, Aldea del Cano, con abundantes miliarios, puentes e incluso la aparición de interesantes tesoros como es el caso de Valdesalor.

Restos y hallazgos de época romana también se encuentran en Salvatierra de Santiago, Montánchez o Iba­hernando, poblaciones éstas y otras vecinas que se verían ocupadas siglos después por visigodos y dejarían bellos ejemplos de basílicas hispano-visigodas, como son la de Santa Lucía del Trampal en Alcuéscar y la de Santa María del s. VII en Ibahernando. Además de la cultura romana, la musulmana es la que más ha influido en la historia de las poblaciones de esta zona, con claros ejemplos nuevamente en Hizn Qazris y Torrijuela, nombres árabes de Cáceres y Trujillo. Montán­chez conserva también su hermoso castillo de esta época, al igual que Trujillo. Los siglos posteriores han dejado como legado la impresionante muestra de arquitectura señorial que encontraremos en el casco histórico de la ciudad de Cáce­res nombrada por la UNESCO Patrimonio de la Huma­nidad. Entre las fiestas típicas más populares de estas localida­des destacamos El Chíviri en Trujillo, el domingo de Pas­cua, la Semana Santa en Cáceres, ambas declaradas Fiesta de Interés Turístico Regional, y sin olvidamos del multitu­dinario Carnaval de Montánchez donde destacan sus céle­bres Jurromachos. Un evento anual de indudable valor para la zona es la Feria del Queso de Trujillo.